2 ago. 2013

                          Y sigo acá, pensando, recordando, llorando, muriéndome por dentro sin saber que hacer. Quiero olvidarte, hoy son 10 meses que estoy atrás tuyo y no hago más que autodestruirme con pensamientos.
                     Me acuerdo el día que te conocí, te vi y dije que eras horrible, pasaron los días y me pregunto, ¿Qué fue lo que me atrajo de ti? Hablábamos y éramos muy parecidos, te gustaban las mismas cosas que a mí y tu forma de ser me enamoro. Nadie sabía lo que me estaba pasando con vos, era todo muy raro, hasta que un día te crucé en el centro y me quede muy pelotuda, tildada mirándote, ahí fue el momento en que mis dos amigas descubrieron que me importabas vos. Hablamos sobre esto, te dije lo que me pasaba pero no llegue a nada, nunca. Fueron pasando los meses y yo sabía que vos estabas muy en la tuya, pero no me importaba, quería correr ese riesgo. A fin de año, me aleje de la mesa, mire el cielo y te mande un mensaje, lo contestaste y comencé a llorar, sinceramente me di cuenta que cada día me gustabas mas. Durante el verano dejamos de hablarnos, te logré superar pero volviste a aparecer, un día hablamos en la playa y casi llorando te dije que quería seguir como estábamos distanciados, sin hablarnos pero vos me dijiste, también casi llorando, que no querías eso y desde ese día me enamoras aún más. Este año estábamos muchísimo más unidos hasta que te enganchaste con otra, cambiaste demasiado y extraño todo lo de antes. Me acuerdo cuando viniste a casa la primera vez que te daba vergüenza.. Esa vez que viniste y me tirabas con los almohadones, cuando me llenaste de desodorante o te ponías mis perfumes, cuando me abrazabas o me dabas besos en el cachete, ese día que estábamos acostados los dos y hablábamos bajito, cuando salíamos juntos, los dos solos a guemes, al centro y eso, ¿Dónde quedo? ¿Dónde quedaron tus “te amo” o tus “te extraño”? ¿Por qué desapareció todo tan rápido? O simplemente, ¿Por qué nunca supiste darme una oportunidad? Nunca me dejaste intentarlo, pero siempre sufro yo. Es feo enamorarse de alguien que solo te ve como una amiga y pasan los meses y te das cuenta que no le importas como desde un principio, que esas palabras que te dijo una vez no volverán jamás, que esos “te amo” ya no son los mismo,  o simplemente las conversaciones no son las mismas. Escuchar los temas que haces y me preguntes si me gustaban, ¿Por qué ya no paso mas eso? Aun no entiendo, aun no puedo entender como es que todo lo que una vez me dijiste desapareció, como si nada, tan así de fácil, como si nada te importara. Tengo tantos recuerdos en mi mente, como cuando iba a guemes porque solo estabas vos y una vez empecé a decir “no me lo quiero cruzar hasta llegar a la plaza” y apenas doble vos salías del kiosco, me abrazaste y me dijiste “hola bombón”, cuando me habían dicho que me decías “puro teclado” y fui sola a la plaza a hablar con vos, no supe que decirte y después estábamos juntos ahí, no creo olvidarme nunca. Que rápido paso todo, estoy a dos meses de que sea un año de estar atrás tuyo y sinceramente, no quiero eso, no quiero seguir atrás de alguien que le gusta otra persona y siempre va a ser así porque SOMOS AMIGOS. Siempre dijo cosas pero nunca me las demostró y a veces cuesta confiar y más ahora que ya no me demuestra, ni me dice nada.
                     ¿Cómo puede ser que un mensaje tuyo me hacia tan feliz? Me llegaba un mensaje y era la chica más feliz, tenía una sonrisa en la cara que no se borraba con nada, pero esas sonrisas se empezaron a convertir en lagrimas durante todas las noches y así como estaba seguía remándola como podía, la reme tanto para por lo menos UNA OPORTUNIDAD, pero, ¿Qué conseguí? Que seamos amigos. Pero amo la relación que tenemos, te amo tanto. No tengo palabras para describir lo que significas para mí, lo juro.